lunes, febrero 02, 2015

Calidad Educativa para el Modelo de desarrollo basado en el crecimiento económico


¿Cuál es la imagen de “Calidad Educativa” que tiene la escuela orientada hacia el crecimiento económico? ¿Es compatible con la búsqueda de una convivencia social democrática? 

Según el modelo de desarrollo dominante en el mundo, la meta de toda nación debería ser el crecimiento económico, sin importar otros aspectos, como: la distribución de la riqueza, la igualdad social, las condiciones necesarias para la estabilidad democrática, la calidad de las relaciones de género y raza, u otros aspectos de la calidad de vida no vinculados con el crecimiento económico.

Contrario a lo que argumentan los defensores de dicho modelo dominante, los avances en sectores como la educación y la salud guardan muy poca correlación con el crecimiento económico. Igual sucede con la libertad política, que no necesariamente está garantizada por los indicadores de crecimiento de la economía. Así lo indica Nussbaum, cuando sostiene que, «producir crecimiento económico no equivale a producir democracia, ni a generar una población sana, comprometida y formada que disponga de oportunidades para una buena calidad de vida en todas las clases sociales». Para Nussbaum, el crecimiento económico goza de gran aceptación en los últimos tiempos, pues « la tendencia apunta a confiar cada vez más en el “viejo paradigma”, en lugar de buscar una descripción más compleja de lo que debería tratar de lograr cada sociedad para sus integrantes.

Educación para el crecimiento económico
A este modelo de desarrollo con miras al crecimiento y la rentabilidad, corresponde un modelo de educación para el crecimiento económico, centrado en los procesos de alfabetización y en las competencias en matemática, informática y tecnología. Los valores que sustentan este modelo son: la estandarización, el impacto (económico), la rentabilidad, la competitividad, la eficacia, la indiferencia ante la igualdad de acceso a la educación, el desprecio y el temor hacia las humanidades y las artes.

La educación para el crecimiento económico promueve una cierta familiaridad con la historia y los datos económicos, pero sólo por parte de quienes accederán a niveles más avanzados de la educación —una élite—. Sin embargo, para Nussbaum, se trata de una aproximación que no estimula, ningún tipo de pensamiento crítico serio sobre cuestiones de clase, de raza y de género, sobre los supuestos beneficios de las inversiones extranjeras para los sectores pobres de la población rural ni sobre la supervivencia de la democracia cuando existe una profunda desigualdad de oportunidades básicas.

El pensamiento crítico no constituye un componente importante de la educación para el crecimiento económico. Por el contrario, es desalentado, pues representa un peligro para los objetivos de tener trabajadores obedientes con capacidad técnica que lleven a la práctica los planes de las élites orientados a las inversiones extranjeras y al desarrollo tecnológico.

La historia enseñada por la educación para el crecimiento económico concede importancia a las ambiciones nacionales (específicamente la de la riqueza), en detrimento de cuestiones relacionadas con la pobreza y las responsabilidades globales. Una historia que ponga en evidencia las injusticias sociales de clase, casta, género, etnia o religión, generaría un pensamiento crítico sobre el presente, algo que no conviene a los intereses del modelo de desarrollo dominante. La educación para el crecimiento económico presenta la pobreza y las privaciones sin precisión de lugar. La búsqueda irrestricta del crecimiento no conlleva a «una reflexión sensible sobre las desigualdades sociales o distributivas (…) [pues] cuando la pobreza adquiere un rostro humano, surgen dudas y vacilaciones sobre la búsqueda del crecimiento» (Nussbaum).

Como puede verse, las metas del modelo de educación para el crecimiento y del modelo de desarrollo que lo sustenta, lesionan los principios y metas de la democracia y constituyen la antítesis de un modelo de educación orientado al fortalecimiento de la ciudadanía.



Extraído de:
Educación significa “educación para la ciudadanía democrática”1
Giovanna Carvajal Barrios
Profesora de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle. Comunicadora Social y Licenciada en Música, Magíster en Comunicación y Diseño Cultural. Actualmente realiza el doctorado en Ciencias de la Educación de Rudecolombia-Universidad Tecnológica de Pereira.

No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Facebook

Busca en mis blogs

Google+