jueves, enero 29, 2009

A los docentes nos gusta mucho evaluar, pero no que nos evalúen

Héctor Navarro. Ministro de Educación de Venezuela
Héctor Navarro es uno de los pilares fundamentales de la reforma educativa de Hugo Chávez en Venezuela. Fue su primer ministro de Educación en 1999 y ahora vuelve a ocupar este cargo tras la destitución en este ministerio del hermano de presidente, Adán Chávez, a mediados de 2008. En una extensa entrevista, en la que salieron a relucir el “por qué no te callas” del Rey o el cambio en Estados Unidos de Obama, Navarro relató cómo está viviendo Venezuela su apuesta educativa.

¿Qué cambios ha sufrido la Educación con la llegada de Chávez al gobierno?
En los últimos 10 años el gobierno venezolano ha considerado la Educación como una de las piedras fundamentales para construir este gran edificio. Decía José Martí que la única forma de ser libre es siendo culto. Y eso significa entender la Educación como algo para todos y para toda la vida. Por eso, hemos aumentado los recursos del 2,5% del PIB de hace10 años a casi el 8%. Nuestra función es conjugar el interés nacional de la sociedad con las capacidades y aptitudes de la persona. ¿Qué diría que les queda por hacer?En Primaria hemos logrado una de las Metas del Milenio que es conseguir que casi el 100% de los niños esté en clase. Por lo que se podría decir que hemos logrado resolver el problema de la cantidad y ahora necesitamos resolver el problema de la calidad. Por ejemplo, tenemos un promedio nacional de 37 ó 38 niños por aula. Y queremos duplicar el número de docentes por alumno para reducir a 20 ese ratio. También estamos atendiendo el tema de la Educación inicial de 0 a 6 años.

¿Cómo consiguen luchar contra las diferencias educativas entre el campo y la ciudad?
Normalmente los docentes que se gradúan en las ciudades no conocen las lenguas indígenas. Así que hay que tomar a bachilleres de allí y formarlos como maestros. Es fundamental que un niño se eduque en su lengua materna. Esto en los países europeos es natural. Pero en este caso, son lenguas que a lo mejor sólo habla una comunidad de 40 personas. Y se trata de un valor cultural de la comunidad que hay que preservar y que no sólo requiere una Educación bilingüe, sino también una enseñanza acorde a su cultura. Para eso acabamos de lanzar el satélite Simón Bolívar.

¿Y cómo contribuye un satélite en la selva a la Educación?
El satélite Simón Bolívar que acabamos de lanzar y que está en periodo de prueba tiene una finalidad principalmente social, ya que el Estado venezolano tiene el compromiso de que no cumpla un fin meramente comercial, aunque sirva para internet y las comunicaciones. Y cumple dos objetivos: un programa de telecomunicación y otro de telemedicina, dirigido a este tipo de comunidades. Esto significa que vamos a hacer llegar la teleeducación a estos pueblos, que además son nómadas, en función de las subidas y bajadas del Orinoco. Porque antes, cuando les construíamos una escuela, la abandonaban por la crecida del río.

¿Tras los resultados de PISA 2006, el presidente de Brasil, Lula Da Silva criticó que no era justo que compitiesen en Educación países con población y niveles tan distintos. ¿Comparte esa opinión?
Yo soy de los que piensa que cada realidad tiene que definir su propio tipo de indicadores. Lo importante para nosotros es ver si estamos mejorando o empeorando, pero no competir. No tratamos de parecernos a los países desarrollados, porque creo que el desarrollo en los países desarrollados deja mucho que desear.

¿Hablamos de sistemas de evaluación. ¿Cree que a los profesores también hay que evaluarlos?
Claro. Nosotros tenemos un sistema de evaluación a los maestros por parte de sus alumnos, del director del colegio, de sus colegas y de la comunidad. En Venezuela existe el cargo revocatorio para todos los cargos públicos. Hasta al presidente, si se hace un referéndum y el pueblo lo decide así, se va. Al presidente Chávez se lo hicieron pero salió más fortalecido. Esos mecanismos de evaluación son odiosos para muchos, porque los docentes somos muy buenos evaluando pero no nos gustan que nos evalúen.

Una pregunta inevitable, ¿cómo afectó el “por qué no te callas” del Rey?
Eso está superado absolutamente. El problema está en cómo lo presentaron los medios. El presidente Chávez no estaba escuchando al Rey cuando lo dijo, lo escuchó después y se molestó después. El presidente Chávez es un hombre muy abierto y el Rey también lo es.

¿Cree que con Obama cambian las relaciones entre EEUU y Venezuela?
EEUU tiene que mejorar su imagen y al menos Obama es un cambio cosmético.


Por Lola García-Ajofrín (lolagarcia@magisnet.com)
Extraído de
http://www.magisnet.com/noticia.asp?ref=758

1 comentario :

Anónimo dijo...

LA CORRUPCION EN TODO NIVEL , DESMERECE , TODO LA INVERSION QUE SE HACE EN EDUCACION,, ES NECESARIO VERIFICAR CUANTO SE PRESUPUESTA Y CUANTO SE PIERDE EN EL CAMINO,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Facebook

Busca en mis blogs

Google+